8/10/15

¡Viva Colonia!

Colonia es una de las muchas ciudades alemanas que está atravesada por el Rin y ha sido una urbe importante desde tiempos romanos. Por eso Colonia es hoy una ciudad llena de vida, de estudiantes y de cultura. Además es la cuarta ciudad más grande de Alemania y la que lidera la producción de televisión del país.
Vistas de la catedral de Colonia desde el otro lado del Rin
Vistas de la catedral desde el otro lado del Rin
Siendo Alemania el uno de los países más visitados de Europa, no es de extrañar que Colonia sea una de las ciudades que más turistas recibe del país. Su catedral bien merece una visita (o dos) y, si el frío no te asusta, sus carnavales son de lo más divertidos.

He estado dos veces en Colonia, la primera disfrazada de super-toro y la segunda con mis padres. Como la primera vez iba de incógnito por estar de misión secreta, no os puedo contar lo que estuve haciendo entonces. Pero sí os puedo contar mi vista de un día con mis padres a Colonia este junio y qué se puede ver en un día en esta ciudad. Así que ahí voy.
De misión super secreta en los carnavales de Colonia
De misión super secreta en los carnavales de Colonia
Los puntos de interés turístico de Colonia están todos relativamente cerca, con lo que no será necesario que cojas ningún tipo de transporte público. ¿Pero que no sabes qué ver en Colonia a parte de la catedral? No te preocupes. Justo al lado de la imponente catedral está la la oficina de turismo de la ciudad. Hazte con un mapa y la ciudad no se te resistirá.
Catedral de Colonia de noche
Catedral de Colonia de noche
Lo sé, lo primero que vas a querer visitar es la catedral gótica de Colonia o der kölner Dom. No te culpo, nadie se puede resistir a semejante monstruo. Mira que soy de Burgos y tenemos una catedral que quita el hipo y también he vivido muchos años en León y he pasado al lado de su catedral innumerables veces. Pero la catedral de Colonia por fuera impresiona hasta al más impasible. Ahí está con más 150 metros de alto en su plaza. Si hay que ser tiquismiquis, creo que deberían matar quitar el título al arquitecto que proyectó, no hace mucho, la nueva plaza con una entrada de Ubahn en una esquina del Dom, además del que puso al lado de la catedral la estación central de trenes. Pero en fin, chapuzas arquitectónicas las hay en todos los países. ¿O pensabas que Alemania se libraba?
Otra vista de la catedral de Colonia
Otra vista de la catedral de Colonia
Seguramente cuando vayas haya una parte en restauración. Lleva así muchos años. Están limpiándola como hicieron hace años con mi catedral de Burgos (que no es mía, ya quisiera yo). Supongo que cuando esté blanquita de nuevo, los locales no la reconocerán y habrá que esperar unos años para borrar la imagen negruzca de las mente.

La entrada es gratuita. Puede que viendo el exterior uno se espere algo más impresionante. Las capillas laterales son sencillas pero la altura de la nave es bastante impresionante. Como curiosidad, aquí se encuentra la tumba o reliquias de los tres Reyes Magos de Oriente. ¡Un momento! ¿Entonces quién me trae a mi los regalos el 6 de enero?
Relicario de los tres Reyes Magos
Relicario de los tres Reyes Magos
Cuando salgas de la catedral, asegúrate de  ver los restos de la puerta norte romana o Nordtor (justo donde habrá mil grupos turísticos de japoneses :P) y de la copia de la aguja de la catedral a tamaño real (Kreuzblumen). Te sorprenderá que sea tan grande.
Torres de la catedral de Colonia
Torres de la catedral de Colonia
Por Colonia hay 12 iglesias románicas. Hoy la mayoría están reconstruidas, ya que el paso del tiempo y la II Guerra Mundial hicieron que muchas se vinieran abajo.
Interior de la iglesia de St.Gerón de Colonia
Interior de la iglesia de St.Gerón
De todas, las que más me gustaron fueron dos:  St. Gereon, con una arquitectura extraña, una bóveda decagonal llena de vidrieras y su cripta (la que más me gustó);  y Groß St. Martin con sus cuatro torreones.
Torre de la iglesia de Groß St. Martin de Colonia
Torre de la iglesia de Groß St. Martin
Entre iglesia e iglesia no olvides tomar una Kölsch, la famosa cerveza de Colonia. ¿Qué tiene de especia? Principalmente el tamaño. En Alemania te acostumbras pronto a que cuando pides una cerveza te pongan una de medio litro. Pero esto no pasa con la Kölsch, que es de 0,20l. Además, cuando vas con amigos, se suele pedir una bandeja entera (Kranz). A mi, personalmente, me sabe a poco, casi es un chupito (y pensar que antes la cerveza no me hacía mucho tilín....).
Una foto publicada por FlaviaAroundTheWorld (@flaviaroundtheworld) el

Una vez que te hayas refrescado con la cerveza de la ciudad, puedes seguir descubriendo Colonia con sus restos de muralla y sus puertas medievales. Aún quedan algunos resquicios de estas épocas en la ciudad. Aparte del que he mencionado más arriba (Nordtor), queda un torreón romano en la esquina de la calle Zeughaus con la Apern y un trozo de la muralla medieval bastante grande, ambas cosas muy cerca de la iglesia de St. Geron (aunque en direcciones opuestas). Si lo que quieres es ver puertas medievales, puedes acercarte hasta la puerta de Eigelstein o Eigelsteintor. Esta puerta no pilla muy a mano del centro, pero nuestro hotel estaba al lado. Además tiene una plaza animada con varios restaurantes perfectos para cenar. La puerta de Hahnen o Hahnentor está más céntrica, cerca de la calle de tiendas.
Murallas, torres y puertas de Colonia
Murallas, torres y puertas de Colonia
Antes de acercarte al Rin, vete a ver el ayuntamiento o Rathaus estilo renacentista y el más antiguo de Alemania y además, tiene una curiosa estatua (que yo no vi cuando fui). Si vas a diario puedes entrar dentro, pero cuando fuimos nosotros estaba cerrado al público. Además el ayuntamiento está ubicado en el antiguo barrio judío de Colonia.
Torre del ayuntamiento de Colonia
Torre del ayuntamiento
Para terminar, vete al mercado del pescado o Fisch Markt y pasea o descansa a orillas del Rin con sus casas de colores de fondo, uno de los rincones más bonitos de la ciudad.
Colorido Fisch Markt de Colonia
Colorido Fisch Markt
Sigue hasta llegar al puente Honenzollern o Hohenzollernbrücke. Cruza este puente lleno de candados con nombres de enamorados y al llegar al final, tendrás una gran recompensa, una de las mejores vistas de la ciudad: el Rin, la catedral y la silueta de alguna de sus iglesias.
Candados en el puente de Colonia
Candados en el puente de Colonia
Para terminar, si me lo permitís, quiero dedicar este post sobre Colonia a la persona que me obligó a ir ahí porque no podía morirse sin ver su catedral: mi madre. Hoy sólo puedo decirte ¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡Felicidades mamá!
seguro viaje IATI
paso a paso creciendo de viaje
Separador

2 comentarios:

  1. ¿Super-toro? jajaja me parto!!! al principio no sabía que eras tú :)

    Pues vaya ciudad más bonita, sí señor. Me habían hablado un poco, pero no sabía yo que tenía esa pedazo de catedral.

    A ver si algún día me dejo caer por allí.

    ¡Abrazote!

    Ire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía que pasar desapercibida :P

      La catedral es impresionante, solo por eso merece una visita, aunque el resto de la ciudad también me gustó mucho.

      Alemania tiene muchos lugares que no te esperas :)

      Un besín,

      Flavia

      Eliminar

flecha izquierda flecha derecha boton inicio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...