14/4/14

Ruta romántica: paradas principales (II)

Si todavía no te he convencido para hacer esta ruta por Alemania, aquí está la continuación, que creo que terminará de convencerte y hacer las maletas para morir de amor en sus pueblos medievales muy bien conservados. 

Si no sabes de lo que estoy hablando, es que te has saltado mi entrada anterior y vas a tu libre albedrío, sin orden ni concierto (olvídate de eso cuando visites este país, Merkel lo prohíbe).

Dinkelsbühl

Podría decir que este es el pueblo de esta ruta que más me ha gustado. Aunque de vez en cuando cambio de opinión y sale ganando Rothenburg. A los dos minutos vuelve Dinkelsbühl al primer lugar. ¡Ay qué indecisión! Lo mejor, ir a los dos y decidir por uno mismo.
Wörniztor desde el estanque de Dinkelsbühl
Wörniztor desde el estanque
Dinkelsbühl es un pueblo pequeño, que se encuentra en el medio de la Romantische Straße. Con él concluí la visita a los principales enclaves de la ruta. Fue a finales de febrero, uno de esos días que engañan saliendo el sol, pero el frío se mete en tus huesos por muchas capas de ropa que lleves. Pero eso no me impidió disfrutar de este maravilloso pueblo.
Puerta de entrada a la ciudad amurallada de Dinkelsbühl
Puerta de entrada a la ciudad amurallada
Aquí hay varios aparcamientos gratuitos y bien señalizados, alrededor de la muralla del casco antiguo. Así que lo mejor es aparcar ahí, cruzar el foso por cualquiera de los puentes y llegar a la oficina de turismo, muy cerca de la plaza principal del pueblo. El hombre que trabaja ahí es muy agradable y te dará la información que pidas y un mapa en casi cualquier idioma con información sobre los principales enclaves del pueblo y la ruta a pie que se puede seguir para verlos.
Casas en la Marketplatz de Dinkelsbühl
Casas en la Marketplatz
En este pueblo también se puede hacer una visita guiada al atardecer como en Rothenburg, si estás interesado. Hay que preguntar en la oficina de turismo.

Cabe destacar de este pueblo que está completamente amurallado, con sus cuatro puertas de entrada y numerosas torres de vigilancia. A parte del circuito interno por el pueblo, se puede dar un agradable paseo caminando por lo que antes era el foso. Todo muy cuidado. Si se sale por la puerta Wörniztor se llega a un pequeño estanque desde el cuál hay una de las vistas más bonitas románticas del pueblo.
Paseo por el foso, bordeando la muralla de Dinkelsbühl
Paseo por el foso, bordeando la muralla
Otro punto clave de parada es la iglesia de San Jorge, empezada en estilo románico, que se aprecia en la entrada a principal a la catedral con su arco de medio punto y los leones haciendo guardia en la puerta, y terminada en estilo gótico. La entrada es gratis.
León a la puerta de la iglesia de Dinkelsbühl
León a la puerta de la iglesia
En la Marketplatz se pueden contemplar un conjunto de casas muy coloridas, que anteriormente desempeñaron diferentes funciones y que ahora son comercios. Desde ahí siguiendo hasta la puerta de Rothenburgo (Rothenburgertor) a la derecha hay otra parada muy recomendable, el antiguo hospital.
Noria dentro del antiguo hospital de Dinkelsbühl
Noria dentro del antiguo hospital
Para terminar la visita, recomiendo perderse por sus calles, dar una vuelta tanto por la parte externa como interna de la muralla y, si el tiempo lo permite, tomarse una cerveza o un café en alguna de sus terrazas.
Murallas con sus torres de vigilancia de Dinkelsbühl
Murallas con sus torres de vigilancia
Si vas en verano (creo que es a finales de julio), a lo mejor tienes la suerte de ver el Kinderzeche, una representación de la guerra de los treinta años.

Vista desde el patio del hospital de Dinkelsbühl
Vista desde el patio del hospital

Nördlingen

Esta población de unos veinte mil habitantes. Es la hermana pequeña de Dinkelsbühl y Rothenburg, pero ¡ojo! que los pequeños siempre tenemos algo que nos diferencia de los mayores. ¿Qué será lo que tiene pueblo que no tengan los demás? ¿Alberga el santo grial? No, ese está en León ¿Es el poseedor del a receta de la felicidad? Ni mucho menos, además cada uno tiene la suya. ¡¡¿¿Entonces??!!
Imagen aérea de Nördlingen
Imagen aérea el pueblo, robada de aquí
Bueno, la primera peculiaridad que tiene este pueblo es que puede ir sobre sus murallas a pie, en su totalidad, cosa que es bastante difícil de encontrar en cualquier pueblo medieval y en la ruta romántica será en el único pueblo que lo podrás hacer (siempre que quieras claro).
Fuente de la repostería en Nördlingen
Con mi padre en la fuente de la repostería
Ahora pensarás: ¡Pues vaya! yo me esperaba algo más... cómo decirlo... distinto, espectacular. Haya calma, que lo mejor está por venir. Si visitas Nördlingen podrás decir que has estado en un pueblo construido en el cráter de un meteorito. ¿Cómo te quedas? Eso ya está mejor ¿no? Si visitas Nördlingen a pie (como el 99,999% de sus turistas) y quieres ver si lo que te cuento es verdad o me lo he inventado, lo mejor es subir a la torre Daniel, la de la iglesia de San Jorge. Subir creo que vale 2€ y el tramo final de las escaleras es de madera y no están en las mejores condiciones. A mi me dio un poco de cosita subir, pero merece la pena.
Vistas desde Daniel en Nördlingen
Vistas desde Daniel
A parte de las murallas, con sus cinco puertas de entradas y varias torres de vigía, y el cráter, Nördlingen tiene un casco histórico con las casas muy bien conservadas, un ayuntamiento con una escalera renacentista de gran calidad. 
Marktplatz de Nördlingen
Elvira y mini Elvira en la Marktplatz

Augsburg

Augsburg es la segunda ciudad (y la última) de la ruta romántica y como tal deja un poco que desear. No es que sea fea, pero tampoco se puede comparar con Rothenburg o Dinklesbühl, porque saldría perdiendo. A lo mejor que la ciudad esté totalmente en obras tiene algo que ver, pero no es de lo más bonito de la Romantische Straße.

Con todo y con eso sí tiene un par de sitios que creo que son de parada obligatoria para el viajero: 
  • Sala dorada: se encuentra en el ayuntamiento y, sorpresa, es de color dorado. La entrada vale 2€ o 1€ si eres estudiante o te haces pasar por uno.
  • La Fuggerei: son las primeras casas sociales del mundo. De modo altruista, Fugger creó estas casas de bajo coste para personas sin recursos que hoy en día siguen en activo. La entrada vale 4€ para adultos y 3€ para estudiantes y se compra en la entrada. Una vez pasado este punto te introduces en un pequeño pueblo dentro de la ciudad con su iglesia, enfermería (hoy ya en desuso). Se pueden visitar un par de casas tal cuál eran cuando se crearon y también se puede visitar un búnker en uno de los jardines. Si se quiere solicitar una casa, tienes que haber vivido al menos dos años en la ciudad, ser católico e indigente sin deuda.
A parte de esto, se pueden visitar varias iglesias, la catedral y las tres fuentes en la calle Maximilian.

Neuschwanstein

El archiconocido castillo de Neuschwanstein es la imagen que se nos viene a la mente cuando nos hablan de castillos de cuento y seguramente de Alemania (no seáis lujuriosos y no penséis en la cerveza, salchichas y teutonas). Además es el edificio más fotografiado de este país.
Vistas desde Marienbrücke de Neuschwanstein
Vistas desde Marienbrücke
Fue mandado construir por el rey Luis II de Baviera, o el rey loco. Luis era amigo íntimo de Wagner y creo que estaba enamorado de él hasta las trancas. No sé si era un amor correspondido. Tampoco lo he contrastado. Solo es un sentimiento que creo que todos tendréis cuando vayáis y hagáis la visita guiada al castillo.

Vistas de Neuschwanstein
Vistas desde el otro lado
Y ahora es donde me matan. Creo que este castillo está bastante sobrevalorado. Me recuerda un poco a un chico (o chica en el caso de te tiren más dos tetas que dos carretas) del que te han hablado extraordinariamente bien y que ves de lejos y te parece increíble. Pero según te vas acercando va perdiendo un poco de ese sex appeal y termina siendo un castillo más, un poco más mono que otros. Es ese chico que está siempre rodeado de chicas que pierden el culo por él. Pero él es un poco caprichoso y con un humor muy cambiante y para pillarle en un día bueno, hay que tener mucha suerte.
El otro castillo de Neuschwanstein
El otro castillo
Es decir, el entorno en el que se encuentra es inmejorable: el inicio de los Alpes. Rodeado de montañas y a los pies con un hermoso lago. Pero siempre lo verás con andamios. Además, al estar en la montaña es más probable que lo veas entre la niebla o/y la lluvia. Incluso puede que nieve mucho. Si pillas un día soleado, estarás de suerte. Además siempre va a estar lleno hasta los topes (donde no faltarán las hordas de fanes japoneses). De cerca no te parecerá más bonito de otros que hayas visto antes (si es que has visto alguno, claro está). Entrar te costará 12€ en una vista guiada que te llevarán a carreras porque hay cientos de grupos a la vez en el castillo.

Y ahora os preguntaréis, ¿merece la pena ir? Ahí cada cuál con sus gustos. Yo recomendaría alguno de los otros pueblos (no las ciudades) de esta ruta antes que el castillo. Pero es solo mi opinión. Que nadie se quede sin verlo por mi culpa y luego me pida daños y perjuicios.
Entre la naturaleza de Neuschwanstein
Entre la naturaleza del castillo
Si vas, te recomiendo hacerlo a primera hora y si es posible sacar la entrada con antelación para evitarte unas dos horas de cola. Hay visitas guiadas en muchos idiomas, incluso en español, pero estas escasean. También se puede ver el castillo que hay al lado. Sí, hay uno, amarillo y pequeñajo que no muchos reparan o visitan. Se llama castillo de Hohenschwangau. La entrada combinada vale 23€ y sólo se puede entrar con visitas guiadas.
Castillo de Hohenschwangau  y más al fondo el de Disney
Castillo de Hohenschwangau  y más al fondo el de Disney
Y colorín colorado, la ruta romántica alemana de pueblos de cuento se ha acabado.
seguro viaje IATI
paso a paso creciendo de viaje
Separador

No hay comentarios:

¿Te ha gustado? ¿Hay algo mal? ¿Quieres añadir algo? Pues deja tu comentario

flecha izquierda flecha derecha boton inicio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...