20/10/15

Los templos de Prambanan: comenzando a descubrir Indonesia

Prambanan es uno de los lugares arqueológicos más importantes de Indonesia. El sitio consta de más de 200 templos repartidos por una gran explanada. Pero te parecerá que hay muchos menos. ¿Por qué? Porque muchos son pequeños templos casi destruidos alrededor de unos templos bien conservados y bastante grandes. Además, hay otros un poco apartados de este gran grupo de templos que muchas veces los turistas los ignoran.
Vista del templo de Prambanán desde un lateral
Vista del templo de Prambanan desde un lateral
Aunque habíamos pasado nuestra primera noche en Yakarta, empezamos a tomar contacto con Indonesia en Yogyakarta, la segunda ciudad más grande Indonesia y el centro de la cultura javanesa. El primer objetivo del viaje fueron los templos de Prambanan.

Después de encontrar un hotel e intentando hacer oídos sordos a la llamada a gritos de la cama para que me echara una cabezadita, nos pusimos rumbo a los los templos de Prambanan. Me emocioné en cuanto reconocí los picos de los templos principales desde el autobús.
Detalle del templo de Prambanan
Detalle del templo de Prambanan
Para nuestro asombro, hay dos taquillas, uno para la gente de Indonesia y otra para los foráneos. Si has nacido en el país de las 17.000 islas, te costará solo 50.000 rupias  (3,5€). Si no eres indonesio, la entrada te cuesta 225.000 rupias (15€). Aquí tuvimos el primer problemilla del viaje. Yo solo había cogido 400.000 rupias. Te estarás preguntado por qué. Por fiarme de la maldita Lonely Planet (durante el viaje descubrí lo desactualizada que estaba esta guía, mucho más que la de Myanmar). Leí que la entrada valía 50.000RP, así que hice un cálculo rápido pensé que no necesitaríamos una millonada para pasar el día. Además la noche anterior habíamos cenado por 50.000 rupias los dos, así que deduje que en comer no se nos iría mucho presupuesto. Pensé que podría haber subido algo, pero no aumentar 4,5 veces su precio. Nos rebuscamos en los bolsillos, pero no, no nos llegaba. Había dos chicas que habían venido con nosotros en el autobús y les preguntamos si nos podían dejar algo de dinero y luego se lo devolveríamos. Viendo su cara, pensábamos que tendríamos que dejar los templos para otro día. Pero, de repente Javi encontró unos billetes en su pasaporte. ¡Nos daba para pagar las dos entradas, volver en autobús y comprar una botella de agua! Nada más. Ese día nos saltamos la comida.
Templos de Prambanan
Templo de Prambanan
Como dato, el sitio arqueológico de Prambanan está compuesto por cuatro templos: el templo de Pramban o Loro Jonggrang (el principal y que a su vez está compuesto por 240 templos), templo de Sewu, templo de Bubhra y templo de Lumbung.
Esculturas a la entrada a uno de los templos
Esculturas a la entrada a uno de los templos
Nosotros comenzamos a lo grande, por el templo de Prambanan. No lo puedes evitar. Es el primero que ves cuando entras y su grandiosidad te atrae, como Romeo a Julieta. Puede que lo mejor sea ver la silueta de este templo a lo lejos, son sus tres grandes templos predominando el paisaje. Pero por eso no hay que dejar de acercarte y ver los bajorelieves y esculturas que hay por todos estos templos.
Ruta alternativa Prambanán
Ruta alternativa
Para comenzar, decidimos tomar el camino alternativo. No porque nos creamos guays, sino porque había sombra y nos podíamos resguardar un poco del sol de justicia. Así llegamos al otro lado de la entrada principal del templo, por el lado en el que está el teatro. Desde ahí, de nuevo, las vistas del templo son espectaculares. Además está el plus de que casi nadie se acerca hasta ahí y puedes sacar una foto sin más turistas de por medio.

Continuamos metiéndonos de lleno el recinto del templo madre, subiendo a los diferentes templos, el principal es el de Shiva. De este destacaría los bajorelieves que hay en la parte de abajo.
Yo en el templo de Shiva de Prambanan
Una vez tuvimos suficiente de este templo, fuimos a ver los otros tres que nos quedaban. Pero de camino nos dimos cuenta de que había muchos indonesios llevando jaulas de pájaros cubiertas. La curiosidad nos llevó hasta una gran explanada verde donde había cientos de familias domingueando tranquilamente mientras comían y tenían al lado las jaulas. Entonces vimos una carpa rodeada por vallas y protegida por militares. ¿Qué se está cociendo aquí? Ni más ni menos que un concurso de pájaros. Por tandas de cuarenta o así, iban colocando sus jaulas (algunas muy bonitas) con sus pájaros de colores. A la de tres, los dueños se iban y entraban los jueces, que iban puntuando a cada animalito. Ahí fue cuando nos enteramos que en Java aman a los pajarillos enjaulados con locura. Fue muy auténtico.
Concurso de pájaros en Pranbanan
Concurso de pájaros
Los templos de Bubhra y de Lumbung estaban en restauración, aunque no parecían gran cosa. Ambos son muy pequeños y no queda mucho de ellos.
Templo Sewu
Templo Sewu
Pero el templo de Sewu es precioso, o eso me pareció a mi. Es el que está más apartado de todos, pero merece la pena acercarse hasta ahí. Sobre todo sabiendo que seguramente seas el único visitando este templo budista. No sé dónde estaban los cientos de turistas que estaban en el de Prambanan. Ellos se lo pierden. A parte de por ser un templo hermoso, también me gustó por verlo sin multitudes. Pequeños placeres del viajero. Sus estatuas-guardianes del templo son de lo más curiosas.
Guardián del templo Sewu
Guardián del templo Sewu
Una vez terminamos de ver todos los templos, notamos cómo el cansancio, el hambre y el jet lag se apoderaron de nosotros y cogimos el autobús de vuelta a Yogyakarta.
Haciendo el tonto en el templo Sewu

Entradas 

He comentado antes el precio de la entrada, pero puede que os interese saber lo que existen entradas combinadas a Borobudur y Ratu Boko. Si compras una entrada combinada, tienes que ver ambos sitios el mismo día. La combinada con el palacio de Ratu Boku incluye el transporte entre los dos sitios.

Puede que si nuestra economía nos lo hubiera permitido, habríamos comprado la entrada combinada de Prambanan y Ratu Boku. Pero como no nos dieron las rupias, nos quedamos sin verlo.

Los precios pueden variar, así que aquí os dejo la página oficial.

Cómo llegar en autobús

Aunque en Yogyakarta hay mil agencias de viajes y personas que estarán dispuestas a llevarte a la puerta del recinto arqueológico, nosotros decidimos coger el autobús urbano:
  • Línea: 1A 
  • Dónde: en la calle Malioboro, una de las principales. Es de sentido único y, si no recuerdo mal, hay dos paradas en la calle. Se diferencian por tener un una especie de plataforma y estar cubiertas.
  • Parada: hay que ir hasta el final de la línea
  • Precio: 3.600 RP por persona y viaje (0.25€). Se paga en la parada.
  • Tiempo: 40 minutos a la ida, 30 minutos a la vuelta (depende del tráfico)
  • Frecuencia: cada 10 minutos
  • De la parada a los templos: una vez te bajas del autobús, hay que cruzar la carretera (mejor por el paso de peatones) y se anda por la acera durante unos 10 minutos hasta llegar a un parking que te lleva hasta la taquilla.
  • Extra: llevad una botella de agua, puede que el autobús no tenga aire acondicionado y, en ese caso, hará calor.
seguro viaje IATI
paso a paso creciendo de viaje
Separador

6 comentarios:

  1. Ay, qué recuerdos de Indonesia. La verdad es que a mí también me ha pasado lo de la Lonely Planet, menos mal que encontrasteis dinerito... Y recomendar sitios que están muy bien de calidad y precio y luego ser los más caros de la isla (como The Three Monkeys en Ubud). Nosotros directamente cogimos una agencia de las que había en la calle del hostel porque vimos que salía bastante económico y nos llevaron en el mismo día a Prambanán y Borobudur.
    Un besazo de la cosmopolilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía más fallos la guía que una escopeta de feria jajaja Pero bueno, aprendimos a base de golpes jaja

      Nosotros llegamos pronto por la mañana a Yogya y decidimos ir ese día a Prambanan, al día siguiente Borobudur (ya lo contaré la próxima semana) con una agencia :P

      Un beso,

      Flavia

      Eliminar
  2. ¡Qué buen recorrido Flavia!

    Yo soy una peor y no fui, pues me parecía otra visita a un templo y quería otro tipo de experiencias. Pero bueno, he podido viajar a través de tu relato.

    Abrazo!

    IRE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay que dejar algo para volver :) Además viene bien de vez en cuando hacer visitas "alternativas"

      Me alegro que te haya podido llevar hasta ahí sin salir de España ;)

      Un beso,

      Flavia

      Eliminar
  3. Una duda que me surge: ¿no se podía pagar con tarjeta? Yo compré la entrada en un restaurante de camino a Prambanan, no en la taquilla, pero en Borobudur pagué con dinerito de plástico. Pagar con tarjeta nos venía bien porque nos permitía no gastar el dinero en metálico, y nuestro banco no nos cobra comisión por cambio de moneda.

    Por cierto, Yogya está lejos de ser la segunda ciudad más grande de Indonesia... de hecho tú estuviste en la ciudad que ostenta ese título: Surabaya. Yogya no está ni siquiera en el top 5, es hasta "pequeña" con sus 700.000 habitantes ;)

    Por cierto, qué pesadez los pasillos interminables de tiendas a la salida de Prambanan y peor aún en Borobudur... :___(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. una duda muy razonable. Sí se podía, pero se alinearon los planetas para que los dos dejáramos nuestras tarjetas en la habitación jajaja Murphy y sus leyes :P

      Me he colado con lo de Yogya :P jajaja

      Yo en Prambanan no recuerdo las tiendas (puede porque todos estaban en los concursos de pájaros), en Borobudur sí, pero estaban el 90% cerradas pronto por la mañana. Tardamos más en salir que ver el templo jajaja

      Eliminar

flecha izquierda flecha derecha boton inicio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...