31/3/14

Ruta Romántica: principales paradas (I)

La Ruta Romántica (en alemán Romantische Straße), es la ruta turística alemana más conocida y va desde Würzburg hasta el castillo de Neueschwanstein (el de Disney, para que nos entendamos). Pero, ¡un momento! ¿he dicho romántica y alemana en la misma frase? ¡Qué no cunda el pánico! Los teutones no se han vuelto locos dejando que la espontaneidad y el romanticismo se apoderen de ellos. No se van besuqueando y dándose arrumacos por todos los rincones de esta Straße, no. Todo tiene una explicación.
Muralla de Dinkelsbühl
Muralla de Dinkelsbühl
Los principales pueblos por los que pasa esta ruta tienen una estructura similar: pueblos amurallados, calles empedradas, torres y un aire medieval que transporta al viajero a épocas ya pasadas, todo envuelto en un aire romántico que te hace pensar en cuentos de princesas y caballeros.
La esta famosa ruta consta de unos 460 kilómetros y se puede realizar de varias maneras:
  • Coche (o cualquier otro vehículo a motor):  se tendrá que seguir los letreros marrones que se encuentran por la carretera con el nombre de Romantische Straße
  •  Bicicleta: esta es una manera muy común de realizar la ruta, sobre todo para los alemanes, que son unos amantes de las bicicletas. En este caso hay que seguir la ruta D9 para bicicletas.
  • A pie: esto ya es para los valientes o los que tengan mucho tiempo. Esta ruta también está muy bien indicada con letreros azules. Además esta ruta tiene unos kilómetros más, 500 para ser exactos. Aquí se puede encontrar más información de cómo dividir las etapas.
Dependiendo de cómo se decida recorrerla, se necesitará más o menos días. Si eliges la opción cómoda, optaría por una semana, para ver todo tranquilamente, aunque si quieres darle más caña, con cinco días puede ser más que suficiente. En mi caso la he hecho en coche. He ido visitando poco a poco las principales poblaciones, sin orden ni concierto. Empecé por el castillo de Neuschwanstein, seguí por Rothenburg ob der Trauber, continué con Würzburg, Nördlingen, Augsburg y terminé en Dinkelsbühl. Unas veces fui con amigos, otras con familiares y otras conmigo misma. Realmente no he estado en todos y cada uno de los pueblos que marca la ruta, pero sí en los más destacados. Mi siguiente objetivo (ya con la calma y tiempo) es realizarla en su totalidad.
Markusturm en Rothenburg ob der Traube
Markusturm en Rothenburg
Para que no me quede una entrada demasiado extensa, voy a dividirla en dos, comenzando por el sitio más al norte, Würzburg, y terminado en el castillo más conocido del mundo Neuschwanstein.

Würzburg

Würrzburg es el punto de partida de la ruta. La ciudad tiene tres puntos turísticos importantes:
  • La Residencia: declarada patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es un palacio barroco que fue construido por la orden de dos obispos. Recomiendo pagar los 7,5€ de la entrada y ver por dentro.
  • El castillo de Marienberg: también se puede visitar por dentro, aunque no lo hice. Lo que merece la pena de llegar hasta aquí son las vistas que hay desde arriba.
  • El puente viejo: este puente te guía hasta los pies de la colina donde se ubica el castillo.
Die Residenz en Würzburg
Die Residenz con mis padres posando
Además, hay un par de iglesias dignas de ver y también se puede dar un agradable paseo por la ciudad, desde la Residencia hasta el castillo pasando por el puente.
Vistas de Würzburg desde el castillo de Marienberg
Vistas desde el castillo de Marienberg

Rothenburg ob der Trauber

Puede que Rothenburg sea una de las paradas más bonitas que hay en esta ruta. También una de las más concurridas. Sí, te toparás con más de un japonés cámara en mano. Pero aquí te darás cuenta del por qué del nombre de esta ruta.
Vista de Rothenburg ob der Trauber desde la torre del ayuntamiento
Vista de Rothenburg
Este pueblo de algo de más de diez mil habitantes tiene rincones de postal por todo su casco histórico: desde el castillo, pasando por la Marktplatz, hasta cualquiera de las cajelluelas por las que te quieras perder. No tiene desperdicio nada en este pueblo. Eso sí, si se quiere ver en todo su encanto y con menos concurrencia de gente, recomiendo o ir pronto por la mañana o quedarse más tarde del atardecer, cuando las manadas de turistas han vuelto a sus madrigueras.
Rathaus de Rothenburg ob der Trauber
Yo en el Rathaus
Si se quiere, en la oficina de turismo hay disponibles folletos con mapa, recorrido y explicación gratuitos en español. También hay una visita guiada en inglés o alemán a la ciada de la noche. El guía no será el típico que repite las cosas de carrerilla, sino que lo hará el guardián nocturno de la ciudad con el farolillo en mano, como si estuviéramos en el medievo.
Detalle de la Marktplatz de Rothenburg
Detalle de la Marktplatz
También hay varios sitios a los que se puede entrar (no todo va a ser andar). Cuando estuve, subí a lo alto de la torre del ayuntamiento (algo destartalada en el tramo final) donde las vistas (y el viento) son impresionantes. Hay que pagar 2€ si se quiere subir.
Vistas desde la torre del Rathaus de Rothemburg
Vistas desde la torre del Rathaus
Un museo interesante (o peculiar) es el museo de la tortura. ¿Qué os pensabais que en un pueblo tan bonito no tenía en su historia este tipo de crímenes? La entrada vale entre 3,5€ y 5€. Si no recuerdo mal, creo que es de los más grandes de Europa de este tema y se pueden ver todas las locuras que se le ocurre al ser humano para torturar y sacar información. Yo salí un poco mareada (si, soy sensible a estas cosas).
A la entrada del museo del Crimen
Otra cosa interesante de este pueblo es la tienda inmensa de Navidad que está abierta en cualquier fecha del año. Aunque no se vaya a comprar nada, merece la pena hacer una visitilla y mirar lo que hay (porque los precios son elevados, sobre todo de algunos belenes). Esta tienda también está en Heidelberg.
En una de las puertas del pueblo de Rothenburg
En una de las puertas del pueblo
Por último, no se puede uno ir de este encantador pueblo sin probar sus schneebälle (o bolas de nieve). Son unos dulces de forma de esfera rellenos y/o glaseados con diferentes sabores. Además, las verás por toda la ciudad y casi es imposible no caer en la tentación de probarlas (y lo digo yo que no soy muy fan de los dulces).
¡Ah! También pasa el Camino de Santiago por Rothenburg
¡Ah! También pasa el Camino de Santiago por ahí
seguro viaje IATI
paso a paso creciendo de viaje
Separador

No hay comentarios:

¿Te ha gustado? ¿Hay algo mal? ¿Quieres añadir algo? Pues deja tu comentario

flecha izquierda flecha derecha boton inicio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...