2/10/15

Dónde dormir en París: Hotel Le Montmartre Saint Pierre

París es una de las ciudades más visitadas del mundo y por eso su oferta hotelera es muy amplia. Pero cualquiera que haya ido o esté pensando en ir, se habrá dado cuenta de que la relación calidad/precio de los hoteles deja mucho que desear.
Habitación del hotel Le Montmartre Saint Pierre
Habitación del hotel Montmartre Saint Pierre. Foto de la página web del hotel
Si encuentras un hotel que te gusta, seguramente tengas que pagar bastante. Si se adecua a tu bolsillo, será algo cutre. Para mi última visita, después de mucho buscar, encontré uno que parecía estar bien y no estaba mal de precio. ¿Cómo lo encontré? Con paciencia, mirando mucho y reservando en su web.

El Hotel Le Montmartre Saint Pierre (aunque en la entrada hay un gran cartel con el símbolo de la cadena Comfort Hotel) está situado en el 10 de la rue de Clignancourt, no muy lejos del Sacre Coeur y de la parada de metro Barbès-Rochechouart (línea morada y azul).



El hotel está renovado hace poco (exceptuando la recepción y el ascensor) y todas las habitaciones tienen camas nuevas, así como el aseo.

Si reservas pagando por adelantado y con algo de tiempo, puedes encontrar ofertas por 56€/noche por una habitación doble con baño dentro de la habitación en temporada baja, 10€ más en temporada alta.
Baño del hotel Le Montmartre Saint Pierre
Baño del hotel Le Montmartre Saint Pierre. Foto de la página web del hotel

Lo que me gusta del hotel

  • Las habitaciones están recién renovadas y limpias
  • La ubicación cerca de una parada de metro y muy cerca de Montmartre.
  • El café al lado del hotel: Le café du Commerce
  • El precio
  • Puedes dejar el equipaje después del check-out

Lo que no me gusta del hotel

  • La habitación es algo estrecha
  • Los recepcionistas solo hablan francés
  • El baño, lavabo y ducha podrían estar todos juntos en otro cuarto dentro de la habitación.
NOTA: Las fotos las he sacado de la página web del hotel porque no encuentro las que saqué yo, pero he escogido las que era más parecidas a la habitación en la que estuve.  
seguro viaje IATI
paso a paso creciendo de viaje
Curiosea más...
Separador

20/8/15

Le Café du Commerce, un café con encanto decadente en París

En una de las escapadas europeas de este año, me fui a pasar el fin de semana a París, la ciudad de la luz. 

En la misma calle que nuestro hotel Le Montmartre Saint Pierre, nos llamó la atención la noche que llegamos un bar que hacía esquina, que estaba abarrotado de animada gente. Pero el cansancio del viaje hizo que decidiéramos dejar para otro momento el bar. A la mañana siguiente, vimos que estaba abierto y decidimos entrar a desayunar. ¡Qué acierto!
Café du Commerce en París
Café du Commerce en París
Le Café du Commerce tiene un ambiente muy decadente. El lugar parece que en otros tiempos fue una ¿carnicería? y que después hicieron las reformas mínimas para convertirlo en lo que es hoy. Muebles viejos, paredes que podrían necesitar una capa de pintura y camareros a juego con la decoración es la ambientación que te encontrarás en esta cafetería de mañanas, restaurante a medio día y bar por la noche .
Croissant café du commerce Paris
Al rico croissant
Nosotros sólo probamos el desayuno y nos encantó. Además de no ser demasiado caro para el estándar parisino, el café estaba bueno y el croissant delicioso (aún se me cae la baba cuando lo recuerdo). 

Dos cafés, con dos croissants y zumo recién exprimido (pequeño) nos costó unos 11€. No me pareció caro (¿me estaré acostumbrando al precio de Alemania?), además estaba todo muy bueno.

Le Café du Commerce está en el 13 de la rue de Clignancourt, muy cerca del Sacre Coeur. Si vas en metro la parada es Barbès - Rochechouart que se llega con la línea azul y con la línea morada. El café abre de siete de la mañana a dos de la madrugada de lunes a domingo.


seguro viaje IATI
paso a paso creciendo de viaje
Curiosea más...
Separador

20/1/15

Colmar, Eguisheim y Riquewihr, tres pueblos franceses rebonitos que parecen alemanes

Una de las ventajas de vivir en el centro de Europa es la facilidad que hay para moverse de un país a otro en coche sin necesitar tropecientas horas al volante. Desde Stuttgart en menos de cinco horas en coche puedo estar en Austria, Francia, Suiza, Italia, Bélgica, Holanda Luxemburgo y República Checa (y no sé si me dejaré algún país). Esta maravillosa ventaja hace que en una escapada de fin de semana pueda ir a un país vecino sin costarme demasiado. Así que un fin de semana de septiembre nos fuimos a Francia, a la provincia de la Alsacia para visitar Strasburgo, Colmar, Riquewihr y Eguisheim.
Canales de Colmar en la pequeña Venecia
Canales de Colmar en la pequeña Venecia
Dejaré a un lado la ciudad del parlamento europeo para otra ocasión (o no). Lo único que voy a decir ahora de Estrasburgo es una buena galeterie/creperie para poder comer tranquilamente uno de los platos más típicos de toda Francia: Le Moulin Du Diable y se encuentra fuera de la zona turística, aunque no muy lejos. Le Moulin Du Diable nos encantó porque era un restaurante con escasas ocho mesas en el que te trataban con mucha familiaridad y donde la carta era lo bastante extensa para querer pedirte más de un plato. Además el precio es bastante asequible y el servicio es excepcional.
 Mezcla germano-francesa en Eguisheim
Mezcla germano-francesa
Dicho este, os voy a contar tres sitios para visitar en un día en la Alsacia que no os podéis perder si viajáis por esta zona: Colmar, Riquewihr y Eguisheim. Los tres tienen en común que son pueblos de entramado de madera y que durante su historia han pasado de manos alemanas a francesas muchas veces, como si un partido de tenis se tratara, volviendo majaretas a sus habitantes. Y eso se nota en su arquitectura que es tan alemana como francesa.

Colmar: la más conocida

Colmar es una ciudad de lo más cuca. Todo su centro histórico está rodeado por canales y por casas de entramado de madera muy bien conservadas. Para empezar el día (o el medio día) lo mejor es coger fuerzas tomando un brunch en Sezanne, una tienda de delicatessen donde en la parte de arriba se encuentra un restaurante. El brunch incluye una tabla de quesos, embutidos. huevos, zumo natural,café, pan y mantequilla. Todo de primera calidad y cuesta 17€/persona.
Plaza de la aduana en Colmar, Francia
Plaza de la aduana en Colmar
Colmar es el pueblo más conocido de los que os voy a contar hoy aquí y se nota en la cantidad de gente y de restaurantes que hay por toda la ciudad. Su proximidad a Estrasburgo lo hacen idónea para pasar un fin de semana (o un día) en la Alsacia con casi un 100% de éxito asegurado. Además su mercado navideño es bastante conocido.
Pequeña Venecia en Colmar, Francia
Pequeña Venecia en Colmar
Para visitar Colmar lo mejor es hacerse con un mapa en la oficina de turismo y ponerse a pasear por la ciudad dejándose llevar por las callejuelas, plazas y canales de la ciudad, pero sin perderse puntos importantes como son la pequeña Venecia, el barrio de los curtidores, las casas de las cabezas, de Pfister y de Adolph y la plaza de la aduana con la fuente de Schwendi.

Eguisheim: el más bonito

Eguisheim es el pueblo más bonito de los que he visto en Francia y está en mi top 10. Y me parece que no soy yo la única que piensa que este pequeño pueblo es digno de ver, ya que está incluido en la lista de Les PLus Beaux Villages de France, es decir, los pueblos más bellos de Francia. Esta asociación lista 157 pueblos con mucho encanto alrededor de toda Francia. Además en 2013 fue elegido como Le Village préféré des Français (El pueblo preferido francés).
Calle y casa típicas de Eguisheim
Calle y casa típicas de Eguisheim
Cuando llegas al pueblo no te queda otra que aparcar el coche en el parking y tendrás que pagar 2€ por dejarlo ahí todo el día. Así hacen negocio.

Este pueblo también es conocido por sus vinos de denominación de origen AOC Alsace Grand Cru, así que si te gustan este tipo de vinos, Eguisheim es un buen sitio para hacerte con alguna botella. El pueblo en sí está lleno de bodegas, así que sólo tendrás que elegir entre todas las que más rabia te dé para degustar un rico vino.
Carro de madera con recipientes para las vendimias en Eguisheim
Carro de madera con recipientes para las vendimias en Eguisheim
El casco histórico del pueblo está dispuesto alrededor de una muralla en forma circular. Además, parte de sus calles están dispuestas en círculos concéntricos. Lo mejor para recorrer el pueblo es adentrarse por una de esas calles circulares y llegar así hasta la plaza principal del pueblo.
Calle de Eguisheim
Calle de Eguisheim
Estas calles está cuidadas al detalle y todas (o casi todas) las casas están cuidadosamente restauradas, la mayoría con coloridas flores en sus ventanas. Todos los rincones en este pueblo están en armonía y consonancia.
Casa muy florida de Eguisheim
Casa muy florida de Eguisheim
Y para terminar el agradable paseo por Eguisheim, se termina en la plaza con una fuente renacentista en el centro y la iglesia de San Pedro y San Pablo.
Plaza principal de Eguisheim con la fuente renacentista y la iglesia de san Pedro y san Pablo en Eguisheim
Plaza principal de Eguisheim con la fuente renacentista y la iglesia de san Pedro y san Pablo
El recorrido por este pueblo no te llevará más de una hora, pero será de lo más agradable. A mi sólo me faltó algún canal para que fuera el pueblo perfecto.

Riquewihr: el más concurrido

Riquewihr es el último pueblo que visitamos y, para sorpresa nuestra, fue en el que más gente encontramos de los tres. No sé si es porque era ya a última hora del día, pero parecía que todas las excursiones se habían concentrado ahí.
Calle principal de Riquewihr
Calle principal de Riquewihr
Riquewihr está también entre los pueblos más bellos de Francia. Aunque es también muy bonito, yo me quedo con Eguisheim. 
Torre de Riquewihr, Francia
Torre de Riquewihr
La calle principal (que está en cuesta) es de lo más bonito del pueblo. Ahí las coloridas casas de entramado de madera con flores hacen que no te deje indiferente esa calle. También en esta calle encontrarás muchas pastelerías con diferentes pasteles, tartas y dulces típicos de la zona. Además en la parte alta se encuentra una torre que es el símbolo del pueblo.
Entrada al pueblo con puerta levadiza, Riquewihr
Entrada al pueblo con puerta levadiza
Todo Riquewihr estuvo rodeado una vez por una muralla de la que hoy se conserva gran parte.
Murallas exteriores de Riquewihr
Murallas exteriores de Riquewihr
seguro viaje IATI
paso a paso creciendo de viaje
Curiosea más...
Separador

9/4/13

Paris: Oui ou pas

¿Quién no ha visto alguna foto de la Torre Eiffel? ¿Quién no ha soñado con dar un paseo por el Sena? Si alguna vez se te ha pasado esto por la cabeza, es que has pensado en ir  París, la ciudad del amor.

Esta semana santa he estado ahí pasando unos días con mi hermana. Anteriormente había estado menos de 24 horas en la capital francesa, de las que la mitad estuve metida de el Louvre. Así que casi es como si hubiera ido por primera vez.
Vista de París desde las torres de Notre Dame
Vista de París desde las torres de Notre Dame

Como hay miles de páginas con información sobre la capital francesa de todos los gustos y colores,  voy a poner aquí únicamente lo que me parece útil, lo que me ha gustado y lo que no, es decir, unas tips.

100% RECOMENDABLES

  • Sainte Chapelle: una joya del gótico con unas impresionantes vidrieras.
  • Free tour: no es el primero que hago con esta empresa, he estado también en los de Praga, Berlín y Múnich. Sale todos los días a las 11 y a la 1 de la plaza de Saint Michelle (muy cerquita de Notre Dame). En principio es gratis, aunque al final siempre piden la voluntad. Tú decides cuanto pagas. El tour es muy ameno, se hace andando y los guías te cuantas muchas anécdotas que si visitas esta ciudad por tu cuenta te perderías.
  • Tour en Montmartre: con la misma empresa que antes. Cuesta 13€ y sale todos los días al lado del Moulin Rouge a las seis de la tarde. Si no tienes mucha idea de por donde ir, es muy recomendable hacer el tour. Dura unas dos horas y media que se hacen cortas. Si no se quiere hacer por libre, recomiendo ir por la tarde, cuando toda la multitud de gente se ha ido y se puede pasear tranquilamente por sus calles. Si no, es demasiado agobiante y se disfruta menos de este barrio tan bohemio y tan de moda de París.
Calle de Montmartre
Calle de Montmartre
  • Marché aux Puces: así se llama a los mercados de segunda mano de París. El que yo visité se encuentra al norte de París, al final de la línea 4 de metro dirección Porte de Clignancourt. Creo que, como mínimo, está abierto  sábados, domingos y lunes. No hay que confundirlo con un mercadillo de toda la vida que hay antes del mercado de segunda mano. Los puestecillos del mercado de las pulgas están o bien dentro de un edificio redondo, o bien por unas callejuelas adyacentes a este. Ahí te puedes encontrar de todo: desde fotos antiguas de París hasta dientes. Lo mejor es que casi no hay turistas por aquí y es una actividad bastante alternativa.
Calle del Marché aux Puces
Calle del Marché aux Puces
  •  La ópera: me sorprendió gratamente. La entrada no es barata (como casi todo en París), pero el interior es espectacular.
Ópera de París
Celia en la ópera
  • Paseo por Marais: es el barrio gay de París. Alrededor del la rue des Rosiers hay un conjunto de calles muy acogedoras y que invitan a pasear por ellas. Estas calles pertenecían al antiguo barrio judío. Son varias calles estrechas con tiendas y buen ambiente. No es que haya algo en concreto que ver por ahí, pero dar un paseo por la zona es muy agradable. También se puede ir a la Place des Vosges, la más antigua de París y donde está la casa de Victor Hugo.
Soportales de la Place des Vosges en París
Soportales de la Place des Vosges
  • Notre Dame en la misa del sábado santo por la noche: ya sé que todo el mundo no puede ir en esta fecha, pero si cuadra, es una oportunidad extraordinaria para ver la catedral por dentro de un modo distinto. Ya dijo Enrique IV "París bien vale una misa". Pues bien, para mí valió un cuarto de misa. Esta ceremonia multitudinaria, a la que acuden tanto devotos como turistas, tiene de particular que la catedral permanece a oscuras y poco a poco se va iluminado con cada una de las velas que tiene la gente hasta que se ilumina toda Notre Dame con una tenue luz. Además, hay que hacer bastante menos cola que por la mañana para entrar.

PUEDES VIVIR SIN VERLO

  • Versalles: creo que aquí me voy a llevar un par de voces o regañinas, pero creo que este palacio está sobrevalorado. A parte, creo que el rey Luis XIV sigue robando al pueblo después de muerto. Las entradas son demasiado caras y te cobran por todo. No niego que sea bonito, que lo es, pero creo que si se tiene solo unos días en la capital, se pueden aprovechar en otras cosas.
  • Conciergerie: entre otras cosas, sirvió de prisión durante varios años y ahí estuvo María Antonieta.
  • Museos: si tienes tiempo o has ido a París por ellos, entra en alguno como el Pompidou, Louvre o D'Orsay. Pero si andas justo de tiempo, creo que lo único que harán es quitarte tiempo de hacer otras cosas que te pueden gustar más.

AHORRAR TIEMPO

En ciertos lugares siempre te va a tocar hacer cola, pero otros te puedes ahorrar unos minutos (u horas) de colas si sacas la entrada con antelación, como por ejemplo para la Torre Eiffel. Eso sí, de un día para otro es posible que no haya tickets disponibles y si quieres subir a lo más alto tengas que hacer la cola. Otra forma de ahorrar tiempo en este monumento tan visitado es subir hasta el segundo nivel andando y luego coger el ascensor hasta la cima.
Plaza de la Concordia con la torre Eiffel de fondo
Plaza de la Concordia con la torre Eiffel de fondo
 Si has decidido ir al Louvre, hay una puerta secreta que suelen usar los parisinos que se encuentra en la rue de Rivoli, con lo que casi no encontrarás cola.

Para Versalles comprar con antelación no vale de mucho, ya que la cola para entrar al palacio la tiene que hacer todo hijo de vecino hayas comprado la entrada antes o no. Te puedes ahorrar un par de minutos en la taquilla, pero nada más.

CÓMO AHORRARTE UNOS EURILLOS 

París es una ciudad cara pero hay en algunos trucos para ahorrar dinerillo a parte de comer en sitios de comida rápida o hacerte un bocata:
  • Ir antes de cumplir 26 años: si ya has pasado esta edad, lo siento, tendrás que pagar siempre el importe íntegro de la entrada. Si no, en la mayoría de los sitios no pagas y en donde pagas es a precio reducido.
  • En los restaurantes: la bebida es lo que más suele costar (en proporción) de una comida. En París (supongo que será extensible al país entero), el cliente por ley tiene derecho a una jarra de agua del grifo y al pan. Así que cuando te pregunten por la bebida, ya sabes. El pan te lo suelen traer con los platos.
Vistas desde nuestro apartamento
Vistas desde nuestro apartamento

LLENAR BIEN EL BUCHE

Esta ciudad tiene infinidad de restaurantes de todo tipo de comida y para todo tipo de  bolsillo. De todos los que he estado estos son los tres que más me han gustado:
  • Le Relais Gascon en la rue Joseph de Maistre en Montmarte. El restaurante es principalmente de platos combinados y ensaladas. Todos los platos son bastante grandes, acompañados con ensalada y unas patatas muy ricas. Las ensaladas son contundentes. Por persona se paga unos 12€, aunque el plato más barato que vi eran de 8€ (la tortilla). Además no está saturado de gente como otros restaurantes de la zona y las camareras son muy amables.
  •  Walay-Fay en la calle Godefroy-Cavaignac, muy cerca de la parada de Voltaire. Es un restaurante africano senegalés bastante moderno. Hay platos de todos los tipos y precios y te puedes gastar desde 9€ a 40€ por persona. Pero es algo diferente a los típicos restaurantes que hay por el centro de París. Nosotras pedimos una generosa ración de mejillones con una salsa deliciosa (9€), medio pollo con salsa y especias senegalesas acompañado con arroz (18€), una botella de vino (19€) y de postre flan de coco (6,50€) y un sorbete de Corossol (8€). Todo riquísimo.
Cena en el Wala-Fay París
Cena en el Wala-Fay
  •  Creperie Lepic Assiette en la calle Lepic 35 (Montmarte). Como no podía ser de otra forma ahí puedes comer  crêpes y galettes (crêpes saladas). Es un restaurante no demasiado grande pero acogedor. Hay gran variedad de  crêpes y galettes que rondan entre los 4€ y 9€. También hay ensaladas para acompañar los inmensos platos por no más de 5€.
Además, por Montmartre se pueden encontrar las mejores panaderías de París como Le Grenier à Pain entre otras. Compra un Pain au Chocolat o una baguette y disfruta.

Si lo que quieres es comer una Tarte Tatin, uno de los sitios más recomendables es la pastelería Berthillon en la  Île Saint-Louis. Para ir hasta ahí, se cruza el puente que hay detrás de Notre Dame hacia esta isla y se toma la primera calle a la derecha. Hacia el final de la calle en el lado derecho estará esta conocida pastelería parisina. El trozo de tarta cuesta 4€ y es bastante grande. Yo no la he probado porque el dulce no es lo mio, pero Celia ha dicho que es deliciosa.

CUÁNDO IR

Evitaría fechas como semana santa, navidades, puente de mayo... Si, ya sé que yo he ido en semana santa, pero si pudiera volver a elegir, iría en cualquier otra fecha. Si París siempre tiene visitantes, estas fechas son mortales. Así que si tienes flexibilidad, elige un fin de semana largo cualquiera. Si no, pues paciencia.
Parte de la cola para entrar a Versalles
seguro viaje IATI
paso a paso creciendo de viaje
Curiosea más...
Separador
flecha derecha boton inicio