29/1/15

Mis 9 indispensables de Estambul

Estambul es una de esas ciudades que te atrapa nada más que pones un pie en ellas. Yo me enamoré de Estambul desde el minuto cero. No sé como definir esta ciudad. Es una de las más vivas que he visitado, con muchos rincones preciosos que ver, pero también una ciudad con mucho movimiento en las calles, con mucha mezcla de tradición y actualidad. La vida en Estambul se sigue haciendo fuera de la casas. Puede que sea por todo esto por lo que no me importaría para nada vivir en la metrópolis más grande de Turquía.
Mezquita Azul de Estambul
Mezquita Azul de Estambul
Como hay mil y un sitios con información sobre Estambul, no os voy a contar hoy el recorrido que hice, ni nada de eso. Sólo os voy a decir lo que más me gustó y que no hay que perderse.

1. Relajarte en un Hammán

Si vas a Estambul (o a Turquía) y no pruebas sus tradicionales baños, te estarás perdiendo la mejor y más relajante experiencia que puedes tener aquí. En Estambul hay mucho hamannes, así que no te faltará buscar mucho para encontrar uno que te guste. Pregunta en tu alojamiento y fijo que te recomiendan un par de ellos.

Es importante saber que en casi la totalidad de los hammanes la zona de hombres y las de mujeres están separadas. Además se suele ir desnudo (hombres) o con una braguita que te dan ahí (mujeres). Al hammán no hace falta llevar ni toalla ni sandalias ni bañador ni champú ni gel. Todo lo que necesitas te lo dan ahí
Çemberlitaş Hamamı, foto saca de aquí
Nosotros estuvimos en el de Çemberlitaş Hamamı, justo al lado de la parada de tranvía del mismo nombre. Elegimos este porque estaba a cinco minutos andando de nuestro hotel: Ala House (que recomiendo por lo barata, la ubicación y por estar los apartamentos nuevos). En Çemberlitaş ofrecen la entrada al baño más el baño con espuma por 32€. Hay más combinaciones. Por ejemplo yo, a parte de el básico, me cogí un masaje de media hora con aceite por 20€ más. Y lo recomiendo, te deja el cuerpo como el de una reina.

2. Visitar la Cisterna Basílica

La Cisterna Basílica se encuentra bajo tierra y es un sitio de lo más relajante. Todo el espacio que ocupa está repleto de numerosas columnas de diferentes procedencias, tamaños y formas. Hay un par de ellas más elaboradas y también encontrarás un par de cabezas de Medusa. Está muy cerca de Santa Sofía. De los sitios en los que tuve que pagar por entrar, este es mi preferido sin dudarlo ni un segundo. La entrada cuesta 20 TL
Cisterna Basílica de Estambul
Cisterna Basílica
Me parece un sitio mágico, de lo más relajante. La mezcla de la luz tenue, con el murmullo del agua al caer las gotas, la discreta música y el frescor del sitio hacen de este lugar un imprescindible de Estambul donde te puedes escapar del calor y del gentío.

3. Cruzar el estrecho del Bósforo en barco

Es casi gratis. Sólo hay que hay que coger un ferry de transporte público en las paradas de Eminönü o Kabataş hacia Kadiköy. El viaje vale 4TL (2,15 si tienes la tarjeta Istanbul de transportes) porque pertenece a la red de transporte público de la ciudad. 
Boda Turca
Lo que te encuentras al cruzar el Bósforo
Recomiendo ir al atardecer o por la noche, cuando la ciudad se ilumina y se puede contemplar la parte europea iluminada, con sus monumentos y sus edificios nuevos. Si no hace mucho viento, el paseo por el puerto puede ser agradable (a nosotros nos hizo un viento y un frío brrrr)

4. Perderte en el Gran Bazar y en el Bazar de las Especias

Creo que nadie se iba a perder el  archiconocido Gran Bazar y creo que nadie se olvida de pasar por aquí para regatear y comprar algún recuerdo. Si no vas a comprar nada, la arquitectura de dentro del bazar puede resultarte interesante. Hay que tener en cuenta que los domingos no abre.
Bazar de las especias en Estambul
Bazar de las especias
El Bazar de las Especias es más modesto, apenas cuenta con un pasillo, pero ahí podrás encontrar cualquier especia que quieras. Si no te va poner sabor a tu comida, merece la pena entrar por el colorido de los puestos. Casi todos los puestos venden lo mismo, así que lo difícil va a ser elegir el cuál comprar.

5. Pasear por la calle Istiklal y descubrir la vida nocturna de Estambul por la calle Nevizade

Esta larguísima calle está en la zona nueva europea y tiene todas las tiendas que puedas desear (y alguna más). Las tiendas abren hasta tarde y aquí verás muchos más locales que turistas. Pasear desde la plaza Taskim hasta el final puede llevarte varias horas.
Tranvía en la calle Istikal, Estambul
Tranvía en la calle Istikal
Pero si callejeas por las calles colindantes, podrás encontrar un montón de animados restaurantes, cafeterías, teterías, bares y pubs donde parar a hacer un descanso o llenar muy bien el estómago o salir de fiesta por la noche. Para cenar recomiendo Hala, donde comer los Mantı (una especia de raviolis con salsa de yogur) hechos a mano (verás a la mujer cómo los prepara) te dejará más que satisfecho. Además el precio es muy económico.
Entrada a la calle Nevizade, Estambul
Entrada a la calle Nevizade
Si te quieres tomar una cerveza, lo mejor es salir el fin de semana por la zona de Taskim o las callejueles cercanas a Istikal, sobre todo la calle Nevizade. En Turquía el alcohol es bastante caro, pero ver el ambiente nocturno de esta ciudad bien vale un par de cervezas (o las que caigan).

6. Ver Estambul desde una terraza

A veces en las que llegas a un sitio sin quererlo y descubres algo magnífico. Y eso es lo que nos pasó cuando llegamos a la cafetería Minar Sinan Teras, con una enorme terraza desde la que se puede ver la parte asiática, la parte europea nueva y el Cuerno de Oro. Se encuentra muy cerca del la mezquita Süleymaniye.
Vista de Estambul
Vista de Estambul
El restaurante no es en el que mejor desayunamos, ya que la comida no era casera y tenía varias cosas precocinadas e industriales, pero las vistas merecieren la pena. Supongo que por esa zona tiene que haber algún restaurante más que ofrezca las mismas vistas de Estambul. 

7. Comerte un Kebab de los de verdad

Esto lo puedes hacer en cualquier parte de  Turquía, pero si estas en Estambul un día (o los que quieras) tienes que probar un kebab. No son como los que comemos en Europa. Primero los suelen poner en pan normal (la barra de toda la vida). En algunos sitio te los ponen en pan de pita, pero en la semana que estuve por Turquía creo que eso pasó muy pocas veces. Otra cosa es que no ponen salsas de yogur ni de otro tipo. La carne está riquísima y muchas veces el rollo de carne viene entre medias con cebolla y pimientos. Lo mejor de todo es que te puedes comer un delicioso kebab por 1€. Algunas incluso lo cocina en vez de con gas con leña.
Delicias turcas en el bazar de las especias en Estambul
Delicias turcas en el bazar de las especias

8. Visitar la mezquita de Süleymaniye

Esta mezquita puede que sea la mejor de la ciudad: poco visitada, en lo alto de una colina, amplia y con jardines.
Interior de la mezquita de Süleymaniye, Estambul
Interior de la mezquita de Süleymaniye
La primera vez que estuve en Estambul fui hasta ahí, pero alguien importante estaba ahí porque toda la policía y fuerzas de seguridad de la ciudad se encontraban ahí y no nos dejaron entrar. La segunda vez ya me quité la espinita.

9. Comer pescado en el puente de Galata

En el lado de la ciudad vieja (en la parada de Eminönü) encontrarás varios barco-puestos que venden bocadillos de caballa. Todos a 8TL. Sólo venden eso, así que cuando llegas sólo tienes que decir los que quieres y te los dan. No hay menú. Así de fácil.
Pescadores en el Puente Galata de Estambul
Pescadores en el puente Galata
Estos son mis imprescindibles de Estambul. Estoy segura de que si vuelvo a ir encontraré algo más. Además, como siempre hay que dejar algo que ver para volver (sobre todo si te ha gustado tanto la ciudad como a mi), me queda pendiente una de las visitas principales en la ciudad:

Visitar el Palacio de Dolmabahçe

El Palacio de Dolmabahçe se encuentra en la costa del Bósforo, más allá de la parada de Kabataş. Al estar un poco más apartado del resto de puntos turísticos importantes, lo fuimos dejando y al final no nos dio tiempo a ir.

Pero por lo que tengo oído merece la pena acercarse hasta ahí. La entrada combinada vale 40TL y pueden entrar un máximo de 3000 personas al día. Teóricamente se puede reservar por Internet la entrada, pero el servicio está temporalmente no disponible. Así que si vas en temporada alta, te recomiendo que vayas pronto y así te asegures entrar. Cierra los lunes y jueves.
Entrada al palacio de Dolmabahçe
Y para terminar, os voy dejo una excursión que hice a unas islas cercanas a Estambul: Islas Príncipe. No me parece un imprescindible, pero puede resultar una buena excursión de un día fuera de Estambul, si se tiene tiempo y ganas.

Excursión a las Islas Príncipe

Recomendado por Patricia (lacosmopolilla) y César (voyage voyage) en mi segundo viaje a Estambul decidí visitar las Islas Príncipe.

Para llegar ahí un día normal hay que coger un ferry desde Kabataş dirección Adalar (islas en turco). El trayecto dura una hora y media. Aquí están los horarios.
Casona otomana restaurada en islas Principes, Turquía
Casona otomana restaurada
Visité solo Büyükada. Y no me quedé con ganas de más. Me gustaron las casas de madera de estilo otomano, muchas medio en ruinas, otras perfectamente restauradas. Pero no me gustó el turismo tan masificado que tiene. Pensaba que sería una buena escapada de la ajetreada Estambul, pero casi había más gente que en Sultanahmet. Y luego los innumerables coches de caballos (muchos haciendo carreras) distaba mucho del remanso de paz que me esperaba encontrar aquí. Puede que fuera eso, que esperaba una visita más tranquila y relajada de lo que fue. Si se busca tranquilidad, puede que sea mejor elegir alguna de las islas más pequeñas. Eso sí, las vistas desde la isla son preciosas.
Caballos de las islas Príncipes
Caballos de las islas Príncipes
seguro viaje IATI
paso a paso creciendo de viaje
Separador

6 comentarios:

  1. Me siento totalmente identificada contigo: Estambul es una ciudad que engancha, su mezcla de culturas, entre Oriente y Occidente, sus olores, colores, sonidos... Una ciudad que destila vida como tú dices. Por supuesto hice todos los imprescindibles, menos el del Hamman, nos acercamos a Cemberlitas y la piscina estaba cerrada, así que nos pareció una pasada pagar tanto dinero por sólo tumbarnos en la piedra caliente y el baño turco, pero ya nos quitamos la espinita en la Capadocia, y ¡mucho más barato! Yo añadiría tomar unas cañas en la zona de Taskim para vivir "la noche turca" y coger un barco a las islas de los príncipes. Te dejo mi post por si te apetece echarle un ojo: http://lacosmopolilla.com/2014/12/02/turquia-un-puente-entre-europa-y-asia/
    Un saludo de la cosmpolilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Cosmpolilla!

      Yo ya estoy pensando en volver en mayo y eso que fui por primera vez en noviembre jajaja. Me encanta Estambul.

      A las islas Príncipes no fuimos porque el tiempo no acompañaba (hacía frío, viento y llovía), pero hubo gente que nos dijo que estaban muy bien (turistas como yo), pero una amiga de Estambul nos dijo que estaban (en verano) abarrotadas y bastante contaminadas. Así que no sé yo si iré :P

      Lo de las cervezas lo tengo junto con la calle Istiklal, ya que está todo muy cerca, pero cambio el título ;)

      Saludossss desde Alemania

      Eliminar
    2. Yo fui a la isla príncipe principal, la de "Büyükada" y me pareció un paréntesis fantástico para descansar del éxtasis para los sentidos que es Estambul. Es una isla sin vehículos a motor (solo ambulancias y coches de policía tienen permiso para rodar por ella a motor) y alquilamos bicicletas y tandems para recorrerla. Desde la colina más alta de la isla, que tenía una pequeña iglesia ortodoxa griega, había unas fantásticas vistas al mar de Mármara y a la parte asiática de Estambul... es muy recomendable y llegar en barco hasta allí es fácil y barato.

      No vi Suleimaniye, puesto que estaba en obras (fuimos un año antes de que Estambul fuera capital europea de la cultura, en 2009), pero he visto Dolmabahçe y he comido pescado junto al puente de Gálata, y ambas cosas las recomiendo. Dolmabahçe ya no tiene el encanto de Oriente pero es espectacular, y lo de Gálata es un espectáculo por sí mismo, el pescado está rico y en 2009 valía 2€ el bocadillo de pescado, así que... :)

      Eliminar
    3. ¡Gracias César por los apuntes!

      Entonces apuntaré las excursiones a las islas de los príncipes si cuando vuelva hace buen tiempo, ya que las estáis recomendado por aquí :)

      Eliminar
  2. Ayyyy,

    Estambul... cuantísimas ganas tengo de visitar la ciudad :)

    Es mi destino pensado para este año, pero a ver cómo evoluciona todo hasta después de verano, que es cuando me suele gustar viajar.

    Sin duda cruzar el Bósforo en barco y ver el atardecer divisando a lo lejos la ciudad es una de las actividades que no podría faltar, ya que he visto imágenes realmente asombrosas. Y añado lo de la terraza, que soy una viajera buscadora de vistas en las ciudades :)

    Gran post. Espero tener que volver a él este año.

    ¡Un abrazo!

    Irene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te encantará Estambul :) Está tan lleno de vida, con tantas cosas por ver, tantos rincones por conocer que querrás siempre más.

      A mi me ha gustado tanto que vuelvo en mayo me escapo unos días para finiquitar cosas pendientes y volver hacer algunas de nuevo. Actualizaré el post a la vuelta :)

      P.D. A mi también me gusta hacer los viajes grandes después de agosto :P

      Eliminar

flecha izquierda flecha derecha boton inicio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...